Banner blog MDMQSF

Esta semana hablamos de un complemento imprescindible para algunas mujeres: El mantoncillo. Un breve repaso por su historia y evolución. Tipos, cortes y lo más importante: ¿Cuántas maneras hay de llevarlo? La evolución del mantón de Manila en el traje de flamenca.

El objeto en sí se lo debemos al pueblo chino que emigró a Manila hacia el 1575. Llevaron consigo tapices cuadrados y colchas de seda bordadas, objetos que formaban parte de su vida cotidiana, los cuales comenzaron a importarse hacia el s. XVIII.

Más tarde éstos fueron llegando a las colonias españolas: Perú, México y Guatemala.

Pero no fue hasta finales del XVI, cuando el tráfico mercantil oriental ascendió desde la colona española de Filipinas hacia Europa. Desde el Puerto de Manila zarpaban hacia el de Sevilla, hacia el Puerto mejicano de Acapulco, donde descargaban y vía terrestre llegaban hacia Veracruz; y de nuevo, vía marítima zarpaban rumbo a Sevilla. Por el cabo de Buena Esperanza se empezó a exportar desde Manila a Sevilla hacia el S. XVIII. Fechas durante las cuales el Mantón sufriría constantes transformaciones en el dibujo y tamaño. Fue en este país precisamente, donde a la prenda se le añadieron los flecos.

Las clases más pudientes de España adoptaron pronto la costumbre de lucir dicha prenda, hasta que años más tarde se popularizara convirtiéndose en imprescindible para la clase media del siglo XIX . A pesar de que en sus orígenes el mantón de Manila era una prenda de uso cotidiano, con el que las mujeres trabajadoras se protegían del frío al salir a la calle.

Cuentan que las Cigarreras Sevillanas,  utilizaban para bordar los trozos de seda donde venían envueltos los fardos de tabaco. De Andalucía son las grandes rosas y claveles, principales motivos ornamentales de diseño. Es dato curioso que, los Mantones de Manila, la unión de la cultura china y andaluza, tengan el nombre de una bella ciudad filipina, donde nunca llegaron a confeccionarse. Siglos más tarde, acompañarían a la Moda Flamenca de la mano, hasta el punto de evolucionar y hacer nacer a los populares “mantoncillos”.

Un dato curioso que os puedo contar es que en Ramales de la Victoria (Cantabría) se celebra la Verbena del Mantón. Dicha celebración tiene su origen desde que en mayo de 1839 los carlistas huyeron dejando olvidado un baúl llenos de mantones. Los soldados de la época, decidieron repartir las prendas olvidadas entre todas las mujeres del pueblo para celebrar la victoria. Hoy en día, muchas mujeres no se imaginan vestidas de flamencas sin su mantoncillo, otras se han atrevido a jugar con nuevos tejidos, materiales y  formas. Existe una gran variedad de mantoncillos superior a la del atuendo flamenco. En casa podemos tener hasta varios mantoncillos para un mismo traje, y versionarlo de distinto modo.

Hacerlos a juego de nuestro vestido, usando la misma tela y el mismo tono predominante para el fleco. Foto superior: Mari Carmen Cruz, colección Moda Flamenca 2011. Abajo: Pilar Vera, colección flamenca 2012 y Nuevo Montecarlo 2010.   Unir mantoncillo y traje. Tendencia popular durante las últimas temporadas flamencas. Se han hecho populares los metros de flecos de cualquier mercería para adornar el escote de aquel viejo traje. Cortos y largos. De colores, con más o menos adorno. (Personalmente creo que favorecen bastante más que cualquier mantoncillo).

En la siguiente foto vemos bien el ejemplo, de Nuevo Montecarlo 2012

Tendencias e historia sobre el traje de flamenca. Elena Rivera “mamá de mayor quiero ser flamenca”

Tendencias e historia sobre el traje de flamenca. Elena Rivera “mamá de mayor quiero ser flamenca”

Tendencias e historia sobre el traje de flamenca. Elena Rivera “mamá de mayor quiero ser flamenca”. Propuestas de Pilar Vera.

Tendencias e historia sobre el traje de flamenca. Elena Rivera “mamá de mayor quiero ser flamenca”

 Tendencias e historia sobre el traje de flamenca. Elena Rivera “mamá de mayor quiero ser flamenca”

Tendencias e historia sobre el traje de flamenca. Elena Rivera “mamá de mayor quiero ser flamenca”/ En imagen: Izquierda Faly, de la feria al Rocío, derecha: Hermanas Serrano

 Tendencias e historia sobre el traje de flamenca. Elena Rivera “mamá de mayor quiero ser flamenca”