Banner blog MDMQSF

Diez meses y algunos días después de presentar «Volver» retomamos un post que nunca escribí.

Quizás por casualidad, me volví a encontrar con la colección de Vicky Martín Berrocal hace un par de semanas, ojeando una revista que tenía por casa. Entonces retomé la crónica desde el rosa fucsia de «Amar por amar«.

Fue allá por 2012 (en su último desfile en el Salón Internacional de Moda Flamenca), y de los matices de «Sueño flamenco» en 2011. Aquellos tonos tierra y cobre de los que se pueden sacar conclusiones claras que definirían «Volver«.

«Volver» fue una colección de contrastes, y hay ciertas desigualdades que no te puedes permitir. Por ello esta colección despierta en mí sentimientos encontrados. Los fucsias y rojos dieron calor al frío público, uniformado de negro (por orden de la diseñadora a través de sus redes sociales). Les siguieron los tonos tierra, transparencias, lamés dorados, y riguroso negro.

La nota discordante la pusieron las rayas, que en su versión más excéntrica dibujaban la silueta de trajes de flamenca imposibles, valientes y maravillosos.

La última serie, creada a partir de la línea de fiesta vista en años anteriores, dejó mucho que desear, y surgieron los primeros contrastes. Así que algo me dice que tendremos que esperar un poco más para saber si «Volver» fue una colección de transición o no.


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies