Banner blog MDMQSF

Con el verano llegan tiempos de descanso y reflexión, y seguro que muchos jóvenes andaluces ensucian sus borradores con propuestas para las convocatorias de la nueva temporada. En “mamá de mayor quiero ser flamenca” teníamos pendiente el repaso al Concurso de Jóvenes Noveles de Simof 2016, Hoy analizamos algunas de las propuestas que se pudieron ver en el Salón Internacional de Moda Flamenca, (la semana que viene repasaremos al resto de diseñadores).

María Amador, desde Sevilla presentó “Gitanas Hippies“, un homenaje a un pueblo nómada que hoy habita en Europa manteniendo una identidad cultural bien definida a lo largo de los siglos. La colección estuvo marcada por una mezcla de estilos, fusión de espíritus y creencias culturales e ideológicas. “Trajes impregnados de alegría y dinamismo, a camino entre el look hippie, naif y barroco. De ahí que los tejidos cobren protagonismo, recurriendo a texturas como sedas y telas tipo patchwork, donde se combinan lunares con flores, rayas y figuras geométricas. Como complementos, multitud de collares, pendientes de argollas y monedas, y pañuelos en la cabeza” Así la definía la joven sevillana.

  • Arriesgada y lineal, la sevillana se hace notar.
amador

Noveles Simof 2016. Diseños de María Amador. FOTO: Elena Rivera

amador2

Noveles Simof 2016: Diseños de María Amador. FOTOS: Elena Rivera

Luis Fernández se alzó ganador del certamen con su propuesta “Habemus flamenca“. Inspirándose en la sociedad romana, Luis se inspira en los tintes de la época para las tonalidades de su colección. Los rosas y cremas fueron dominantes junto a los rojos. El diseñador escogió bien los tejidos: Lanas, algodones, linos y sedas creaban grandes volúmenes sin límites. El sevillano cuidó todos los detalles de su propuesta, haciendo especial hincapié en los complementos inspirados en aquellas piezas opulentas realizadas en oro y plata con adornos de piedras preciosas y semipreciosas, perlas, marfil o hueso.

  • Ostentosa y acertada, el diseñador se alzó triunfador del certamen.
ferna2

Noveles Simof 2016. Diseños de Luis Fernández. FOTOS: Elena Rivera

Ángeles Gálvez nos trasladó a 1953 acompañados del espíritu de los 50’s en busca de la elegancia. “Un buceo por las crónicas de los años 50 y las biografías de las mujeres que los protagonizaron“. Arriesgó a la hora de elegir gama cromática, empleando tan sólo tres colores. Blanco, negro y rojo jugaron en diez propuestas que buscaban siempre la silueta de la mujer, definiendo cinturas y caderas. (Las faldas largas fueron lo mejor). Ataviadas con elegantes tocados, la flamenca adquiere otro significado. La sevillana partía de una idea que me hubiera gustado ver más desarrollada, pues contaba con la base y una impecable puesta en escena.

  • Femenina, elegante (le faltó desarrollar la idea inicial).
galvez

Noveles Simof 2016. Diseños de Ángeles Gálvez. FOTO: Elena Rivera

galvez2

Noveles Simof 2016. Diseños de Ángeles Gálvez. FOTOS: Elena Rivera

Cristina Granero y su “Herbario de sueños” pusieron el color sobre la pasarela. Desde Jaén, esta profesora Superior de Música expuso la propuesta más artística de todas, inspirándose en unos poemas inéditos de Federico García Lorca. La diseñadora adopta los versos del poeta como concepto creativo, plasmando en sus vestidos la belleza de la naturaleza, por ello cada traje de flamenca se apropia del nombre de la flor o planta que representa. Las propuestas en sí fueron bastante “tradicionales” los cuerpos en raso no dibujaban grandes novedades y las mangas de plumeti tampoco. Sin embargo, Cristina dejó fluir la creatividad en las faldas, donde gasas, satén, organza y tul se convertían en jardines improvisados.

  • Las flores, arma de doble filo
cris

Noveles Simof 2016. Diseños de Cristina Granero. FOTO: Elena Rivera

cris2

Noveles Simof 2016. Diseños de Cristina Granero. FOTOS: Elena Rivera

Alejandro Santizo presentó “Mi amanecer se llama Aurora” una colección inspirada en las tonalidades del amanecer. Desde el negro de la noche hasta colores más cálidas como los naranjas o rojos. En contrapunto con la otra fuente de inspiración del joven creador: La Semana Santa, que se intuye a través de bordados y tejidos de terciopelo y damasco. La flamenca se vuelve sexy y atrevida, sencilla, pero con obsesión por las faldas con volumen. El diseñador sevillano se marchó de fibes con la mención especial del jurado bajo el brazo, supo expresar mucho con pocos ingredientes.

  • Flamenca coqueta y delicada.

Entradas relacionadas

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies